Baltasar de Alcázar, el poeta gastrónomo del siglo de oro

Baltasar de Alcázar,  nació en Sevilla en 1530,  y murió en Ronda en 1606, perteneció  a   una familia acomodada de conversos.

Según se ha podido demostrar estudio  la carrera de humanidades en la ciudad de León. Posteriormente se dedicó a las armas, pero su vocación era la de poeta y ademas se le puede considerar uno de los primeros gastrónomos que da la historia.

En algunos de sus poemas hace un canto  a la gastronomía andaluza. En algunos de sus poemas le declara su amor a las berenjenas con queso.

Por eso os dejo el poema o «coplilla» que escribió a este rico manjar, junto a la receta tal como a el se la preparaban . Por libros y revistas de otros siglos se ha podido descubrir la receta y llegar hasta nuestros días. Este poeta fue un viajero incansable y recorrió la baja Andalucía y la serranía de Ronda. Fue reconocido por visitar los fogones mas importantes de su época. También hizo largos viajes en barcos por el mediterráneo y dicen que de ahí le vino su afición a ponerle queso al plato.

Porque las berenjenas ya se preparaban en el siglo XVI, se conocen algunas recetas de esa epoca pero casi todas llevan miel o algo dulce, es la influencia de la cocina Andalusi, como sabemos los moriscos dejaron un amplio recetario en Andalucia.

Según pude leer en una revista de cocina del año 1934 Inés le sirvió unas berenjenas y lo cautivó. En esa revista pude encontrar dos recetas una como las tomaba Felipa IV, que eran  cocidas y rellenas y con queso y la gratinaban poniendole encima una plancha con carbón muy caliente y la que os dejo aqui que según parece fue las que preparó Inés. En la receta decían que usaban queso manchego tierno que lo rallaban y le ponían en gran cantidad.

Receta

Mondadas y cortadas en rodajas, ni finas ni gordas, zasonaràs tus berenjenas con sal y un poco de pimienta, las salteas con un poco de manteca y las dejas escurrir bien. En una tartera de barro colocas una capa de berenjenas. Encima se pone una capa de tomate triturado y frito con un poco de cebolla menuda. La espolvoreamos con queso rallado, encima otra capa de berenjenas y otro espolvoreo de queso, y así hasta terminar las capas . Sobre la cazuela una tapa de hojalata y carbon bien encendido hasta que se gratinen bien.

Yo las he hecho tal como explica la receta pero con dos bariantes. El queso era queso manchego y queso Cheedar que ralle en casa y las freí en aceite de oliva, luego las gratiné al horno.

 

El resultado ha sido un plato exquisito según mi tía que las ha comido conmigo.

 Poema a las berenjenas

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón,
y berenjenas con queso.

Esta Inés, amantes, es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.
Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma;
pero ya juzgarse ha mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.
En gusto, medida y peso
no le hallo distinción:
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su bondad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y la berenjena
la española antigüidad.
Y está tan en fiel el peso
que, juzgado sin pasión,
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
destos mis nuevos amores
hará que Inés sus favores
nos los venda más barato.
Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

Baltazar de Alcázar 1530-160

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *