En marzo se ha conmemorado en Sevilla el 800 aniversario del Rey Alfonso x El Sabio, que nació en Toledo en 1.221 y murió en Sevilla en el año1.284, además fue el creador del emblemático escudo de Sevilla el NO8DO.

Por toda esta vinculación en la ciudad hay una asociación que se dedica a todo lo referente a este rey tan sevillano que se reúnen periódicamente en la plaza del Cabildo. Pero mi tema no es la historia, así que os voy hablar de lo que se conoce a través del mundo del vino y la gastronomía.

En la edad media eran muy frecuentes los grandes y elegantes banquetes que ofrecían los reyes, los miembros pertenecientes a la realeza y las clases adineradas. Los banquetes se le podía denominar lo que era la vida social en la Edad Media. Eran festines muy lujosos que solían ofrecerse en los jardines de los palacios, ya que siempre se organizaban al aire libre.

Para demostrar que eran poderosos servían gran cantidad de platos, la mayoría eran asados de carne de cerdo, o pavos asados que presentaban enteros sobre una fuente de plata. Lo de la carne era por su conservación ya que no existía el frio. En esa época adobaban la carne y guardaban en tinajas de barro hasta el día de su preparación. El faisán era otra de las aves que servian en esos banquetes.

Los pasteles de ave o de pavo se preparaban y se servían como entremés, antes de comenzar el plato principal.

Otro de los platos estrella era el bacalao ya que ocurría lo mismo se conservaba en salazón y luego se preparaba con salsas muy elaboradas por los cocineros del rey.

En la mesa usaban vajillas muy lujosas pero los cubiertos no eran habituales.

Después llegaban los postres, exquisitos mazapanes, dulces de miel, tartas con diferentes frutas exóticas para esa época, frutas confitadas, era lo que servían para terminar ese banquete.

Todo esto acompañado con vinos muy caros. Durante los entremeses servían vinos, con los asados otros vinos diferentes y para los postres vino dulce. Podemos decir que los vinos eran de alta gama y solo se lo podían permitir los reyes y familia real.

El vino que se elaboraba en la edad media le llamaban PINET, los primeros vinos que se elaboraban los hacían los monasterios. Por eso se encuentran fácilmente vinos dulces o medicinales elaborados por los monjes de un monasterio. La formula era secreta y se las iban pasando de generación en generación.

Se les denominaba PINET a esos vinos por llevar pimienta, eran vinos muy especiados y endulzados con miel.

La formula de un vino de esa época podría ser algo así.

Los ingredientes:

Una mezcla de mucha cantidad de mie, un poco de pimienta, un poco de jengibre, clavo de olor, canela en rama.

Esta mezcla se guardaba en frascas de cristal y se dejaba macerar durante un tiempo para que tomaran todos los aromas y se convirtieran en unos vinos muy dulces de color dorado oscuro.

Estas primeras recetas se fueron perfeccionando hasta lo que hoy conocemos como vinos dulces de Jerez, amontillados y olorosos.

Así que ya conocemos un poco más de esos primeros vinos de la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *